Ingredientes:

1 kg de calabaza
750 ml de caldo
200 ml de nata líquida
1 Cebolla grande
1 manzana Granny Smith (manzana verde)
1/2 vaso de vino blanco
1 cucharada de curry
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Salsa de acompañamiento

Albahaca fresca
Parmesano
Aceite de oliva

Instrucciones:

En una sarten con aceite salteamos la cebolla con un poco de sal hasta que empiece a estar transparente. Añadimos la calabaza pelada y troceada y le damos una vuelta. Echamos el vino y dejamos unos minutos para que reduzca. Ahora mezclamos en una olla la calabaza salteada con la cebolla y el aceite, el caldo, la cucharada de curry, la mazana pelada y sin corazón y sal pimentamos. La cantidad de caldo es orientativa, echamos hasta que casi cubra la calabaza, un poco menos ya que al cocerlo pierde volumen. Dejamos cocer hasta que la calabaza esté blanda, unos 20 minutos. Trituramos todo con la batidora hasta conseguir una crema homogenea, volvemos a calentar y añadimos la nata y la pimienta y corregimos el punto de sal. Dejamos cocer otros 10 minutos y listo.

Al servirlo podemos añadimos a cada plato una cucharada o dos de la siguiente salsa:

Muy parecido al pesto, consiste en echar en el baso de la batidora albahaca fresca y parmesano rallado, cubrimos con aceite y lo trituramos. El parmesano es un queso salada de por sí, pero quizá le venga bien un poco de sal a la mezcla. Esta salsa es fria, no hay que calentarla. La mezcla de la crema y la salsa crean un plato delicioso. ¡Qué aproveche!