Ingredientes

1 pollo entero (o en cuartos)
4 tomates
1 taza de vinagre
2 dientes de ajo
10 granos de pimienta negra seca
1 cucharada de perejil picado
1 cucharada de orégano
1 cucharadita de mostaza
2 hojas de laurel
Aceite de oliva
Sal y sal gorda
Pimienta negra molida
Tomillo

Instrucciones

En un mortero se machaca la pimienta en grano, la sal gorda (1 cucharadita), el perejil y el orégano (opcionalmente podemos añadir Albahaca, Tomillo, Romero, etc…). Pelamos los dientes de ajo, les quitamos el tallo y los machacamos bien en el mortero para que se mezclen con el resto de ingredientes. En el mismo mortero añadimos el vinagre, removemos y dejamos macerar mientras realizamos el resto de tareas.

Salpimentamos el pollo y espolvoreamos la piel con tomillo. Huntamos el interior del pollo con la mostaza y colocamos las hojas de laurel en los muslos. Por otra parte, quitamos a los tomates el tallo y la piel de la parte superior.

Vertemos el contenido del mortero en la bandeja del horno haciendo una cama para el pollo. Colocamos los tomates boca arriba en las esquinas y ponemos un poco de sal gorda en el hueco del tallo; El pollo en el centro, encima del vinagre y las especias. Rociamos los tomates y el pollo con un poco de aceite de oliva e introducimos en el horno a 210º durante 1:30h.

Cuando lleve 3/4 de hora, lo sacamos del horno y le echamos por encima la salsa que su jugo, el tomate y las especial ha ido creando en la bandeja. Retiramos el laurel. Si durante el horneado vemos que se seca podemos añadirle un poco de vino o agua.